Gijón: Acuario, Termas y Museo del Ferrocarril

Descubre el aunténtico Gijón.

Plan de medio día


Gijón


Prehistórico y romano, revolucionario, urbano, minero, metalúrgico, vanguardista, marinero, cosmopolita, festivo y hospitalario. Así es el concejo de Gijón.

Los romanos se enamoraron de Gijón. Tenían espléndidas vistas al mar y justo a la vera del Cantábrico, en el Campo Valdés ubicaron sus termas. Se encontraron unos aborígenes que controlaban perfectamente los metales y la tecnología de aquel tiempo. Estaban en una tierra de promisión, que tenía una costa privilegiada con grandes arenales como el de San Lorenzo, y dulces montañas y valles. Con el tiempo Gijón, la capital, se convirtió en una gran urbe, fácilmente visualizable desde el Cerro de Santa Catalina, donde se inspiró el escultor vasco Eduardo Chillida para situar su Elogio del Horizonte, hoy símbolo turístico de la ciudad.

Cimavilla o Cimadevilla - el antiguo y carismático barrio de pescadores -, los jardines de la Reina, el puerto deportivo, la playa de Poniente, la del Arbeyal, la calle Corrida, la de los Moros, la Plaza del Instituto y un largo etcétera componen un Gijón urbano que goza de un entorno rural privilegiado con lugares como La Campa de Torres, Veranes, La Guía, Somió, La Providencia, Caldones, Deva o La Camocha, por citar sólo algunos. En el apartado de los equipamientos, el Jardín Botánico, el Acuario, Talasoponiente, la Laboral Ciudad de la Cultura o Laboral Centro de Arte son también referencias ineludibles para el ocio y la cultura. Un concejo y una ciudad en perfecta armonía.

El plan del día es el siguiente: Acuario + Museo del Ferrocarril + Termas Romanas + y parar para comer en el restaurante El Recetario.

Gestionamos su reservas de entradas y restaurantes, contacte con recepción.

Gijón: Acuario, Termas y Museo del Ferrocarril
10 planes en el paraíso natural de Asturias